1.3.12

quota XXXI

“Algo quiere la coneja cuando mueve las orejas”.

decreto

"No tengas hijos hasta que te canses de todo; hasta que te aburras de salir, de viajar, de comprarte cosas, de ir al gimnasio, de ocuparte de vos..."


Eso decía el disquito materno, una y otra vez, implícita y explícitamente.
La prole como un castigo, como algo que no se elige, como una carga, como el fin de la vida buena.
Llevo casi 3 años de terapia tratando de ablandar ese discurso, aunque sea un poco.
No está facil.

cálculo matemático

Ser mujer da la posibilidad biologica de embarazarse, si la salud & la suerte juegan a favor.
Pero el asunto viene con plazos predefinidos: uno a uno caen los ovulos hasta que ya no queda ninguno por caer. Ese goteo se extiende aprox por 35 años (tomando de los 15 a los 50, pongamos), pero ya para el final quedan los de peor calidad.
Tomando a esta mujer del ejemplo, que empezó a gotear a los 15, y poniendo una cota a sus 38 años (cuando dejan de caer los ovulos óptimos), el ciclo de 35 años se reduce a 23.
Suponiendo que esta mujer pertenece a una clase media urbana que no estila parir antes de los 28 (y eso, quiza, es decir poco), el ciclo de 23 se reduce a 10 años.
Una década.