1.5.11

La impermanencia

Una vez, alguien le preguntó a un maestro espiritual: "como podemos ser felices en un mundo de impermanencia donde no podemos proteger a nuestros seres queridos de la enfermedad y del mal?"

El maestro levantó su vaso y dijo:
"Mira esto. Este vaso cumple maravillosamente su función de contener agua. Brilla a la luz del sol. Cuando lo golpeo suavemente, tintinea. Pero un día una rafaga de viento o un golpe de mi codo lo arrojarán al piso. Si lo piensas, este vaso ya está roto. Por eso en este momento lo disfruto enormemente".

("Vivir sin arrepentimiento", de Arnaud Maitland)