20.3.11

18.3.11

todos mis muertos

Poner en palabras aquí lo que me va pasando ó me paso, es decididamente terapeutico.
Ahora que una senoria de corte carré me escucha regularmente, hablo más y escribo menos. Pero esa es otra historia..
Esta es la historia del muerto que me llevó 15 anios enterrar.
Me llevé el cadaver conmigo a todos lados. Primero lo ignoré, aunque lo llevaba a rastras.
Despues empezó a aparecer en mis suenios: primero de lejos, como un personaje secundario. Después mas cerca, como un actor de segunda feliz de tener un primer plano, aunque todavia no habla.
Después empezó a hablar, pero no conmigo. Era como una aparicion.
Mas tarde, varios suenios despues, me dirigió la palabra. Eran suenios tremendos, absolutamente lúcidos, de los que ya no me averguenzo de decir que para mi eran ciertos. Algunos creen en la luz mala, otros en los gualichos. Yo creo que en mis suenios me encontré con mis muertos y eso pasó de verdad.
Un día la comunicación se hizo diálogo y la charla habia sido larga. Lo unico que me traje al mundo consciente de recuerdo fue un fragmento de aquella conversacion.
"cuando te voy a dejar de ver?", le dije.
"cuando estes curada", me respondió.
Curada de qué nunca llegué a saberlo: me desperté de ese suenio con un sobresalto y ya no pude volver a dormirme. Ni olvidarme.
De ese suenio a esta parte pasaron -calculo- ya varios anios. El bache entre encuentros oniricos fue siempre insondable.
Curarme de qué fue una pregunta recurrente durante mucho tiempo. De la tristeza? De la bronca? del amor no correspondido? del rencor? del pasado? de la juventud?

El ultimo suenio fue elocuente: él habia muerto y dormía, placidamente, en su cajón. Como habia pasado ya una vez, en el mundo duplicado.
Me abrazé a su padre y lloramos, me hizo un carinio consolador en el hombro y supe adentro del suenio, que esta vez sería la última.
No hubo diálogos ni subtítulos.
Me desperté en paz y con calma y esperé el amanecer llorando lágrimas suaves.
Llegado un punto, las emociones dejan de ser buenas ó malas para ser sencillamente emociones.
A partir de entonces, me considero curada. Aunque no se de qué.

gens

Antes que la ultima radio se sumerja en el silencio, decidí documentar los lazos sanguíneos.
Fue definitivamente raro encontrar la misma reticencia y el mismo malestar en mi madre y en mi padre.
"No me gusta" dijo, sencillamente uno.
"No me quiero acordar. Es doloroso" esquivo el otro.

La idea de familia que estas dos personas construyeron parece basarse en serlo pero no asumirlo. En armarlo pero no cuidarlo. En multiplicarlo pero dividirlo.
En hacerlo por elección, pero en renegar de las propias elecciones.

primer analisis: intrincado.
segundo analisis: un poco triste
tercer analisis: quizas no vale la pena seguir analizando.

la nueva era

No sabria como explicarlo, pero de repente empezaron a pasar cosas.
Las fui presintiendo, como se presiente la lluvia antes de que caiga.
Como si pasara la pagina y la historia continuara del otro lado. La misma, pero distinta.
Empezó la segunda ronda de hijos, se mudaron juntos los que todavia -inexplicablemente- vivian separados, algunos hijos de la primera ronda empezaron la primaria (la primaria!), se cumplio el enésimo ciclo de egresados.
De las aproximadamente 4 veces que empecé la facultad, al menos 2 tandas de ex companeros ahora son graduados. Un simple calculo indica que mi falta de voluntad fue -definitivamente- el peor de los escollos: podria tener ahora un titulo de grado y un posgrado, si tan solo hubiese tenido las suficientes ganas.
Cada vez que veo fotos del festejo del ultimo examen de alguno, un huevo de duda me explota en la cabeza: que hubiera pasado si ..?
El departamento que alquilé, aquel que fuera mi primera morada tras la casa familiar de siempre, ya recibió al menos 2 locatarios nuevos. Se habran enamorado ellos, tambien, de esas paredes blancas? seguiran siendo blancas las paredes?
Del desorden y la mugre que me acompaniaban, ya no quedan ni rastros. Me converti en una senora pulcra y ordenada, a fuerza de discusiones maritales por los zapatos tirados y los vasos sucios.
Peor fue repensar los lazos: durante un par de dias estuve triste. Como se explica que hoy se haya convertido en un hilito de agua lo que alguna vez fue el brazo caudaloso de una amistad sincera? La persona por la que estuve en vilo hace varios anios, mientras sorteaba el precipicio de la muerte, ahora esta mas viva que nadie y sin embargo, ya nada nos une. Como se explica, entonces, la veracidad de ese sentimiento? Habia sido realmente tan importante?
La gram pregunta era demasiado escabrosa para ser siquiera pensada, pero un dia la dejé ser. Si habia sobrevivido y hoy eramos extranas, hubiera sido muy distinto el escenario si no lo hacia?
Me enteré que vivia lejos tarde y de manera indirecta. Nos vimos. Hablamos mucho y hondo. Lloramos, aunque no copiosamente. Ninguna supo explicar que habia pasado, pero tampoco nos mentimos con falsas promesas. Supimos, en ese instante, que asi como habiamos dejado de vernos por anios, esta vez nos despediamos y no habia fecha de reencuentro. Que quizá nunca la habría. Nos abrazamos fuerte.
Quizá la senial mas clara de todas fue el dia que fui sola manejando al aeropuerto.
La casa de aquella otra amiga, la de sus padres, la casa que era su casa cuando ella era mi amiga cotidiana. Esa casa quedaba de camino al aeropuerto. Cuando pasé por ahi, se me erizó la piel. Olí distinto. Como un animal que detecta los movimientos telúricos, yo en ese instante, sentí lo mismo.
Aquella amiga la de la cotidianeidad olvidada, estaba despidiendose de su padre.
El primer padre de todas. La primera ronda de padres muertos.
Ya no es novedoso recibirse, casarse, comprarse el primer auto, independizarse. Ni siquiera tener hijos. Todo empieza a sonar un poco vintage..
Y de repente me veo y me doy cuenta, que ya hace tanto que me las arreglo sola, tanto que desistí de tantas cosas, tanto hace que elegí otras. Tanto tanto, que en una busqueda desesperada de certezas, miro fotos viejas y me descubro pendeja en el papel; lo que implicitamente determina que ya no lo estoy en el espejo.

6.3.11

fronteras

La felicidad como estado quimico

La búsqueda de sentido se hizo demasiado profunda, embarrada y solitaria.
Leí mucho. Me perdí en los laberintos del sentido de la vida, de mi vida, de la plenitud, de la vocación, de los motivos y las razones, de las causas de la felicidad, de la felicidad misma. Me volví hacia adentro durante una temporada.
Una de las máximas, que ahora es también mia, es la definición de la felicidad como estado quimico.
Hermanando la angustia, la tristeza, la infelicidad y todos sus parientes como una forma de dolor; hablamos, entonces, de buscar la analgesia.
Analgesia definida como ausencia de toda sensación dolorosa.
Ante el dolor, la acción del analgésico es *desconectar* las células nerviosas para mentirle al cerebro, entorpeciendo la autopista de comunicación que le hace llegar el mensaje de "esto duele".
Fisicamente/emocionalmente el dolor no desaparece, pero el cerebro vé modificada su percepción y *duele menos* por eso.
No es lo que vemos, sino lo que interpretamos que vemos.
En el ranking de los análgesicos, se corona -oronda- la morfina, pero tampoco es cuestión de salir a buscar dealer, inyectarse y toda la pelota porque uno es un miope emocional que busca la felicidad y no la encuentra (aunque para muchos sea es un motivo más que suficiente...)
Para quienes -como yo- prefieren evitar la incomodidad de lo ilegal, los sucuchos tristes y los precios altos está la alternativa del auto-delivery.
El cuerpo humano fabrica su propio análgesico: la morfina interna, la endo-morfina, hace este trabajo sucio. Gratis.
La mejor noticia es que se puede generar a voluntad. Haciendo ejercicio es una manera.

Si ando menos por aquí tiene que ver un poco porque adherí a este principio, y dejé un poco de darle a las teclas para darle a la cinta.
Parece estar funcionando.