1.5.11

La impermanencia

Una vez, alguien le preguntó a un maestro espiritual: "como podemos ser felices en un mundo de impermanencia donde no podemos proteger a nuestros seres queridos de la enfermedad y del mal?"

El maestro levantó su vaso y dijo:
"Mira esto. Este vaso cumple maravillosamente su función de contener agua. Brilla a la luz del sol. Cuando lo golpeo suavemente, tintinea. Pero un día una rafaga de viento o un golpe de mi codo lo arrojarán al piso. Si lo piensas, este vaso ya está roto. Por eso en este momento lo disfruto enormemente".

("Vivir sin arrepentimiento", de Arnaud Maitland)

No hay comentarios: