17.4.10

topics

Manotas Munch



Mi primer stencil, un híbrido entre el pulpo Manotas y el Grito de Munch.

14.4.10

vidas posibles


el muchacho que toca el violoncello. Con boina, bufanda y tapado. Una pipa y estamos.
Una ciudad de europa de fondo y algo de frio. El dia otoñal. Y la musica que transporta.
La foto + 1 segundo y el chico maldice por el frio y se pregunta, por enesima vez por que cuernos no eligió otro instrumento que sea mas facil de transportar. Y la caja, la puta caja, que ocupa tanto lugar como el aparato.
Y encima todo por unas monedas de mierda. Si hubiera seguido ese cursito de Java, al menos podria currar con eso y dedicarme a esto de hobby, como tendria que ser.
Pero no, soy un terco del carajo que dije "quiero vivir del arte, quiero vivir del arte"... y el arte que no queria vivir conmigo.
Odio el frio en los huesos. La calefacción tendria que ser un derecho universal, como el aire. La constitución garantiza el aire? La ONU?
Y encima este viejo que se cree Bob Dylan. Y yo que estoy hinchado las pelotas de Bach.

comunicación [no] violenta

confrontación & mediación

La intolerancia se me hace síntoma: tiemblan sutilmente las manos, se tensa la nuca, se revuelve el estomago.
La conmoción sube por la garganta y aflauta la voz, descontrola los controles y hace subir el tono.
Prefiero, sinceramente, no intervenir.
Si dos personas se atacan, no se escuchan y cavan cada vez mas profunda la fosa que los separa del entendimiento, yo lo padezco. No soporto que la gente no se entienda y que no haga nada (nada mas que seguir gritando y agrediendo) para salir de ahi.
Lo mismo, cuando alguien expone algo y lo plantea como verdad absoluta, incuestionable, última, perfecta. Prefiero no objetar, aunque disienta.
No me gusta confrontar. Tengo una aversión que ya es física.
La peor leche de las malas leches (o yo misma, queriendo sin querer), me ha ubicado en el papel menos apto para mis habilidades: el de mediadora.
Aprender a escuchar es una parte que todavia no terminé de cursar. No interrumpir. No evaluar. Escuchar.
Luego, separar forma de contenido. Las palabras son un sachet barato para los sentimientos que intentan expresar. Los modos, la reacción animal de un antepasado biologico que todavia no terminó de pulirse en mi modelo generacional. Joder, que ando con el modelo de la evolución 1.0, y ya estamos en el 2000. Darwin, F5.
Si se logra esta disección en tiempo real, hay una luz finita pero muy nitida que puede apreciarse: es el verdadero mensaje.
Descubrí que tengo la habilidad para darme cuenta del mensaje de unos y otros y de los obstaculos que hay en el medio que les impiden entenderse. Y los hacen violentarse.
En cuestion de segundos: interrumpir, disculpar, reseñar, plantear en modo neutro, reconciliar y seguir.
Es gratificante sentir que se desarman nudos en el aire, y que de repente la cosa fluya.
Que los que se agredían, se traten como caballeros.
En el interín, vómitos, nauseas, nervios, stress, llanto histérico.
El costo de aprender esta lección me resultó -y me sigue resultando- muy caro.
En eso estoy, de un año a esta parte.
Comunicación, liderazgo, manejo de conflictos, espiritualidad, autoconocimiento, meditación, psicología, psiquiatría. Arte.

Creo que es una habilidad interesante.
La gran pregunta es si realmente la necesito, como para que amerite pagar un costo tan alto. Eso depende de cual sea el objetivo.
Y esa, querido lector, es la GRAN pregunta.

13.4.10

Quiero. II

Dormir más horas por dia.
Levantarme mas tarde.
Desayunar en casa. Cereales & yogur casero.
Movilizarme en bicicleta. O rollers. Abstraerme del ruido del transito.
Hacer muchas recetas del libro de cocina vegetariana que me compré. En especial las de berenjenas.
Usar menos la pc, para que no se me sequen los ojos.
Desterrar del placard los zapatos incomodos, aunque sean lindos. Seguir descartando ropa que no uso. Dejarlo en su minima expresión.
Conseguir una entrevista con ese hombre que admiro profesionalmente. Escucharlo contar su historia.
Comprar y apilar en la mesa de luz los libros que quiero leer.
Tener mesa de luz.
Ocuparme de la gigantografia de bosque para atras de la cama.
Hacer enmarcar las postales vintage que traje de NY.
Coordinar con el pintor para pintar el estudio (la habitación pretenciosa).
Repetir cazuela de mariscos para el 1ro de mayo. Hacerlo hábito.
Aprender a pintar con aerosol.
Aprender caligrafía.
Hacer caligrafía en paredes, con aerosol.
Pintar los bancos de cemento de la pseudo placita: uno fucsia, uno tipo cebra y otro de arcoiris.
Aprender a tejer. Hacer una manta al crochet de colores.
Que no me duela más la rodilla, a veces, cuando camino.
Que no me duela más la espalda, al medio, cuando me levanto.
Investigar si es por yoga que me duele todo.
Encargar los libros que quiero comprar online.
Ir a las clases de gimnasia del parque, los sabados por la mañana.
Hacer un desayuno picnic en el mismo parque.
Entrenar la constancia. Corriendo.
Encontrarle la vuelta a mi pelo y poder olvidarme que lo tengo.
Volver a escribir con frecuencia en mi blog.

12.4.10

Imaga Banksy

Lejos, muy lejos, del muchachito ingles que se luce en aquel libro que atesoro.
Pero más cerca que antes.


1.4.10

apología de la ñ

La culpa es de los gnomos que nunca quisieron ser ñomos.
Culpa tienen la nieve, la niebla, los nietos, los atenienses, el unicornio. Todos evasores de la eñe.
¡Señoras, señores, compañeros, amados niños! ¡No nos dejemos arrebatar la eñe! Ya nos han birlado los signos de apertura de interrogación y admiración. Ya nos redujeron hasta la apócope. Ya nos han traducido el pochoclo. Y como éramos pocos, la abuelita informática ha parido un monstruoso # en lugar de la eñe con su gracioso peluquín, el ~.
¿Quieren decirme qué haremos con nuestros sueños? ¿Entre la fauna en peligro de extinción figuran los ñandúes y los ñacurutuces? ¿En los pagos de Añatuya cómo cantarán Añoranzas? ¿A qué pobre barrigón fajaremos al ñudo? ¿Qué será del Año Nuevo, el tiempo de ñaupa, aquel tapado de armiño y la ñata contra el vidrio? ¿Y cómo graficaremos la más dulce consonante de la lengua guaraní?
"La ortografía también es gente", escribió Fernando Pessoa. Y, como la gente, sufre variadas discriminaciones. Hay signos y signos, unos blancos, altos y de ojos azules, como la W o la K. Otros, pobres morochos de Hispanoamérica, como la letrita segunda, la eñe, jamás considerada por los monóculos británicos, que está en peligro de pasar al bando de los desocupados después de rendir tantos servicios y no ser precisamente una letra ñoqui.
A barrerla, a borrarla, a sustituirla, dicen los perezosos manipuladores de las maquinitas, sólo porque la ñ da un poco de trabajo. Pereza ideológica, hubiéramos dicho en la década del setenta. Una letra española es un defecto más de los hispanos, esa raza impura formateada y escaneada también por pereza y comodidad. Nada de hondureños, salvadoreños, caribeños, panameños. ¡Impronunciables nativos! Sigamos siendo dueños de algo que nos pertenece, esa letra con caperuza, algo muy pequeño, pero menos ñoño de lo que parece. Algo importante, algo gente, algo alma y lengua, algo no descartable, algo propio y compartido porque así nos canta.
No faltará quien ofrezca soluciones absurdas: escribir con nuestro inolvidable César Bruto, compinche del maestro Oski. Ninios, suenios, otonio. Fantasía inexplicable que ya fue y preferimos no reanudar, salvo que la Madre Patria retroceda y vuelva a llamarse Hispania. La supervivencia de esta letra nos atañe, sin distinción de sexos, credos ni programas de software. Luchemos para no añadir más leña a la hoguera dónde se debate nuestro discriminado signo.
Letra es sinónimo de carácter. ¡Avisémoslo al mundo entero por Internet!
La eñe también es gente.


Lo dijo María Elena (Walsh), no lo dije yo.
Yo huelo el otoño en las mañanitas. No añoro las cañas de verano pero digo "pucha! como se me pasa el año", mientras me doy maña para volver al ruedo con Polalaroids.