14.4.10

confrontación & mediación

La intolerancia se me hace síntoma: tiemblan sutilmente las manos, se tensa la nuca, se revuelve el estomago.
La conmoción sube por la garganta y aflauta la voz, descontrola los controles y hace subir el tono.
Prefiero, sinceramente, no intervenir.
Si dos personas se atacan, no se escuchan y cavan cada vez mas profunda la fosa que los separa del entendimiento, yo lo padezco. No soporto que la gente no se entienda y que no haga nada (nada mas que seguir gritando y agrediendo) para salir de ahi.
Lo mismo, cuando alguien expone algo y lo plantea como verdad absoluta, incuestionable, última, perfecta. Prefiero no objetar, aunque disienta.
No me gusta confrontar. Tengo una aversión que ya es física.
La peor leche de las malas leches (o yo misma, queriendo sin querer), me ha ubicado en el papel menos apto para mis habilidades: el de mediadora.
Aprender a escuchar es una parte que todavia no terminé de cursar. No interrumpir. No evaluar. Escuchar.
Luego, separar forma de contenido. Las palabras son un sachet barato para los sentimientos que intentan expresar. Los modos, la reacción animal de un antepasado biologico que todavia no terminó de pulirse en mi modelo generacional. Joder, que ando con el modelo de la evolución 1.0, y ya estamos en el 2000. Darwin, F5.
Si se logra esta disección en tiempo real, hay una luz finita pero muy nitida que puede apreciarse: es el verdadero mensaje.
Descubrí que tengo la habilidad para darme cuenta del mensaje de unos y otros y de los obstaculos que hay en el medio que les impiden entenderse. Y los hacen violentarse.
En cuestion de segundos: interrumpir, disculpar, reseñar, plantear en modo neutro, reconciliar y seguir.
Es gratificante sentir que se desarman nudos en el aire, y que de repente la cosa fluya.
Que los que se agredían, se traten como caballeros.
En el interín, vómitos, nauseas, nervios, stress, llanto histérico.
El costo de aprender esta lección me resultó -y me sigue resultando- muy caro.
En eso estoy, de un año a esta parte.
Comunicación, liderazgo, manejo de conflictos, espiritualidad, autoconocimiento, meditación, psicología, psiquiatría. Arte.

Creo que es una habilidad interesante.
La gran pregunta es si realmente la necesito, como para que amerite pagar un costo tan alto. Eso depende de cual sea el objetivo.
Y esa, querido lector, es la GRAN pregunta.

No hay comentarios: