27.3.09

Política del no recuerdo

Hoy es mi último dia en el lugar donde pasé los ultimos 4 años, además de ser el último dia con la tarea que desarrollé los últimos 8, con pequeñas variaciones.
Tengo la cámara de fotos en la cartera, pero no la saqué y dudo que lo haga en lo que queda del día.
De otros momentos clave sí tengo fotos.
Pero en general, opto por que el enlace a los recuerdos no sea un papel.
Una vez derrapé y empecé a tirar imágenes, papeles, tarjetas, notas y un montón de pequeñeces que ocupaban demasiado espacio.
Fisica y mentalmente.
Luego lo hice periódico. Y cada tanto hago una purga que deja como saldo un par de bolsas de basura.

Desde entonces, creo que para que entren nuevos recuerdos y experiencias es necesario no aferrarse a los viejos.
Tiene su contraparte:
Te acordas de los carteles que colgabamos los viernes? No.
Te acordas del baile del viaje de egresados de la primaria? No.
Te acordas? Te acordas? No. No. No.


Mirar para adelante, sin mirar atrás.
Definirme a partir de lo que soy capaz de hacer, de lo que no hice y no de lo que ya pasé.

22.3.09

Metro Patrón

Estuvo años hostigandome con mi aspecto: que no me vestía con los colores apropiados, que no seguía la moda, que como podia ser que ni me importara, que, oh! por dios, como te pudiste poner eso. Que no tenes onda, mujer.
Pareciera como si tener esa característica (tener onda) fuera la apoteosis de la juventud.
Tengo onda, luego existo.

Hasta que una vez, con el ánimo alicaido y el corazón roto, me contó que él le decía de mal modo "asi vas a salir? pintate! cambiate! ponete otra cosa!".
Que para él estar casi muerta despues de correr de trabajo en trabajo para tener con que pagar las deudas no era una excusa válida para tener ganas de pantalon ancho y pantuflas.
Que no la quería presentar así ante sus amigos.
Y me miró con mirada de perro enfermo que pide compasión y preguntó "no es injusto?".
Casi al borde del llanto y como pidiendo permiso, terminó "yo no puedo estar espléndida todo el tiempo, a veces estoy muy cansada también. Tengo derecho".

La pena que me dió balanceó toda la bronca y las ganas de mandarla a la mierda que me dieron cada vez que con su vara medía mi apariencia.
Ese día entendí que en realidad lo que no soportaba en mi era lo que le molestaba en ella, pero a la inversa.
Elegí pensar que le fastidiaban mis sábados decontracté y el pelo un poco sucio porque ella no podía permitírselo.
Generalizando, observé que las personas suelen medir a los demás con la misma escala que se miden a si mismos (lo que suena bastante obvio). Y que a la hora de agredir o calificar, en realidad le estan achacando al otro lo que de alguna manera les esta haciendo ruido interno.
Así, las reinterpretaciones son sencillas:
El falso halago "Estas demasiado flaca!" es en realidad un "que gorda/o que estoy, te odio".
El agresivo "sos medio marimacho" se puede tomar como problemas con la masculinidad del interlocutor.
Y un viborezco "Ese auto no es demasiado para vos?" indica que el que lo dice considera que no tiene lo que merece.

Creo que si la gente supiera cuanto dice de si mismo cuando habla de los demás, se callaría un poco la boca.
Andan vociferando sus miserias y no se dan cuenta.
Pobres.


21.3.09

Otoño amarillo

los colores. las hojas de los árboles.
los dias con sol y frio (mis favoritos, lejos). tomar sopa sin transpirar.
las mangas largas y los cuellos altos. las bufandas.
los pies calentitos. las comidas suculentas. el sol que calienta pero no lastima.
el retorno de las fiestas patrias en casa, comiendo rico.
la vuelta a clases y a los talleres.
la baja del promedio de culos en exposición en los medios gráficos.
los tapados largos y las botas.
los guantes!
la elegancia de los días tibios y la sensación de que la vida va un poco más lenta a partir del 3 de otoño.

18.3.09

Avistaje de personas

Tener un pasatiempo es, en primer lugar, tener tiempo para pasar.
Luego, contar con una actividad que dé gusto en la que invertir ese tiempo.
El tiempo precioso, caro y escaso que todos dicen no tener y por el que se vive a las apuradas con tal de ahorrar un poco.
Cuando coinciden en mi agenda una cantidad suficiente de éste y algún bar en las cercanías, me relamo y ligerita me apoltrono lo mas cerca posible de la ventana.
Mi pasatiempo, mi manera de ver como el tiempo pasa, es avistar personas como si de aves se tratara.
Van todos tan ocupados que nadie se percata de mi mirada escrutadora y eso lo hace aún mas divertido.
Como visten, que hacen, a donde miran, si esperan a alguien, si estan tristes, como caminan, como se pintan los ojos si se pintan, si les aprieta la ropa, si les interesó combinar las medias con los zapatos, que llevan en las manos, si me devuelven la mirada, si llevan calzado cómodo, si van calzados, si tienen frio, si tienen calor, si tienen color, si sonríen. Si son jovenes o viejos. Si se los adivina felices.

Un universo fantástico de combinaciones, al módico precio de un café.

Secuencia

16.3.09

Quiero

Levantarme tarde.
Trabajar menos. Ganar igual. O tal vez menos.
Estar libre en la ciudad a las 3 de la tarde.
Merendar en los bares notables.
Ir a todas las bibliotecas públicas. Elegir una y hacerme habitué.
Leer un libro tras otro, una tarde tras otra, en un banco de plaza, con sol y frio.
Ir a todos los museos. Aprovechar las visitas guiadas.
Hacerme masajes una vez por semana. O tal vez más.
Comprar flores los sábados, en el mercado mayorista de flores. Regatear el precio de los jazmines y despues ir de reparto a la casa de mi madre y de mi tía.
Hacerme amiga de los puesteros del mercado de pulgas. Conocer todos los mercados y mercaditos de pulgas que hay.
Aprender ajedrez.
Aprender poker.
Jugar ajedrez en una plaza con los viejos.
Empezar un taller de pintura.
Tocar el violín.
Aprender a tejer. Hacer una manta verde manzana.
Aprender a hacer las grullas con origami. Hacer varias, de muchos colores. Colgarlas de una soga con piolines. O de un árbol.
Pintar un mural en el fondo de la casa de mi infancia.
Diseñar un jardin. Armar un rosedal.
Educar el oído en cuestiones musicales.
Probar comidas étnicas.
Hacer una cazuela de mariscos para mis amigos.
Decorar mi casa con los detalles que tengo en mente.
Cocinar galletitas.
Salir a caminar sin objetivos.
Sentarme en cafés y sacar mi libretita amarilla y seguir haciendo listas como ésta.


Pertenecer


Cuando resido en este país que no sueña
cuando vivo en esta ciudad sin párpados
donde sin embargo mi mujer me entiende
y ha quedado mi infancia y envejecen mis padres
y llamo a mis amigos de vereda a vereda
y puedo ver los árboles desde mi ventana
[...]
pienso que al fin ha llegado el momento
de decir adiós a algunas presunciones
de alejarse tal vez y hablar otros idiomas
donde la indiferencia sea una palabra obsena.

[...]

este país que nunca sueña
de pronto se convierte en el único sitio
donde el aire es mi aire
y la culpa es mi culpa
y en mi cama hay un pozo que es mi pozo
y cuando extiendo el brazo estoy seguro
de la pared que toco o del vacío
y cuando miro el cielo
veo acá mis nubes y allí mi Cruz del Sur
mi alrededor son los ojos de todos
y no me siento al margen
ahora ya sé que no me siento al margen.
[...]

("nocion de patria" mutilada de parrafos, de Mario Benedetti)

11.3.09

Coming Out Day


Alguien lo lee? Bueno, si, eso dice el contador. Pero le gusta? Que busca?
Quien es?
Lo importante no es que venga, sino que vuelva?
Y los 7 descolocados que lo tienen en el reader, quienes son?
porque hicieron eso?
No será demasiado personal? No será demasiado genérico?
Tengo un estilo definido en todo esto? o es una colección de insensateces?
Pero.. busco tener un estilo? Tengo, en definitiva, un estilo? O realmente estoy haciendo lo que queria, que era ahorrar unos pesos de psicologo y despuntar un poco el vicio de la escritura?


Me pregunté todo eso un dia, mientras acomodaba el espejito y a mi lado pasaban raudos los autos por la autopista y allá un poco mas lejos amanecía.

Les podria decir que salgan del closet del anonimato.
La entrada numero 100 es una buena excusa.
Pero no, mejor no.
100 veces no debo. Mejor dejarlos tranquilos.

San Valentín

Diagnóstico

En que crees?
En nada. Bah, en la ciencia. Y en lo que se pueda demostrar.
Y en vos -acotó la ignota tarotista.
Si, tambien creo en mi misma, por sobre todas las cosas.

Dominás con maestría tu trabajo. Te gusta mandar. Sos líder.
pero....mmm... vos no estas alegre.
Vos sos una persona con iniciativa, gana, chispa. Y no lo veo.
Estas segura de que estás haciendo lo que realmente te gusta?

***

Releyendo mis escritos, creo que tengo que darle la razón. No destilo alegría. No al menos en este espacio.
Será bueno? Sera malo? Será una pose?

Después me dijo un par de cosas más.
Pero me dijo algo tan pero tan acertado, que cascoteó los muros del feudo de la diosa ciencia, el raciocinio y la lógica pura.
Esta señora sin pretensiones sabía lo que hacía.
O mi cara dice más de lo que yo supongo.

feeling

Un dia de lluvia es un dia que no se peinó a la mañana, salió en chatitas y jean gastado.
Desayunó cafe con leche y tambien aceptó unos mates al paso.
Coronó la tarde tomando té y a la noche durmió con medias.


5.3.09

Crisis? Que crisis?

Pasamos los 2 dígitos de indice de desempleo, pero eso no era la cara de la crisis.
Después, como hojas en otoño, la ciudad se pobló de personas que vivían de lo que otras tiraban. Pero eso era apenas una imagen de perfil y de lejos de mi concepto de crisis.
Los avisos clasificados se seguian publicando nada mas que por costumbre, porque no tenian nada que anunciar. Pero ese tampoco era el rostro.
Ibamos a lo loco bajando por el tobogán de la pobreza, uno a uno, todos en fila.
Pero esa no era tampoco la estampa perfecta.

Las calles se pusieron violentas. Hubo toque de queda.
Pensé que esa era la postal más representativa, pero me seguia equivocando.

Cuando hablan de debacle, caos, del fin de la economía de mercado y usan frases apocalípticas y citan a Marx y algunos tienen ganas de meterse en un bunker porque creen que nos vamos a morir todos, entonces viene a mi mente una única imagen.

La cara de mi vecina, la madre de los del fondo, exultante como nunca, diciendo "mire el corte nuevo de pelo que tengo! Me lo cambiaron por una torta que lleve."

La vuelta a las bases, al sistema de trueque puro y duro.
Esa para mí es la cara de la crisis.

Lo demás, palabras nada más..

BlueScreen

Durante la presentación comercial de windows 98, en una de las tantas ferias que organiza la industria de IT, estaba Bill pavonéandose con las nuevas utilidades de su creación cuando el sistema colapsó con la típica pantalla azul que teñía con asiduidad el horizonte de los informáticos por esos años, y que en rigor de verdad, ocurre cada vez menos.

Sucede cuando el sistema encuentra una excepción que no puede manejar y entonces..plop! se va a la mierda.

video

Que eso le sucediera al mismísimo Gates, frente a tanta gente, era el colmo de la paradoja y como tal, quedó grabada en la mente de toda una generación de nerds -a la que pertenezco-.

De esa anécdota me acordé cuando, en tren de consolar a mi amiga cuyo hijo nació muerto, mi lengua articulaba palabras que hacían oraciones que hacían discursos, que decían que la vida no tiene una duración predeterminada. Que está mal suponer que todos pasan los 80-90 años.
Que algunas vidas son muy largas y que otras muy cortas. Que hay vidas de 45, de 13, de 76 y de 29. Que la vida de su hijo había sido muy muy corta para nuestros preconceptos, pero que teníamos que aceptar lo que había sido: 9 meses de vida intrauterina, pero no menos vida por eso.

Y ahí es cuando mi vista se pintó de azul.
Yo, la que se indigna de que el aborto no sea un derecho natural de toda mujer, la que aboga por esa causa, la que temblaba como una hoja cuando se revolcaba como una fiera pero tenía la mente intranquila porque no llegaba a reunir el dinero que costaba un aborto ilegal, la que gusta de Simone y su segundo sexo, la que siguió con interés el caso de Romina Tejerina y la que puteó cuando la condenaron.


Mi sistema encontró una excepción que no supo manejar y entonces me quedé callada por unos cuantos días hasta que pude reacomodar las piezas.

4.3.09

Emmas Glück

Después de mucho ocupar el tiempo en nimiedades, volví al lugar del que nunca me debí haber movido.
Al cine más viejo del barrio, con las mismas butacas de los años '70 y la pantalla del tamaño justo y el audio primitivo de antes de que todos nos volvieramos posmodernos.
A la sala que abrazaría, si una rueda de vecinos organizara un abrazo simbólico.

Vi una historia chiquita, con las mismas pocas pretensiones que el resto del entorno.
Me gustó mucho.
Sobre todo cuando el buenhombre de la fábula, diagnosticado un cáncer terminal, sale a robar y con ese dinero saca un pasaje de ida a una isla caribeña.
Y dice, al telefono con el de la agencia de viajes:

"espere, espere.. no me corte!"
"digame, cuanto se tarda en aprender a nadar?"



link en imdb