16.9.09

corolario

Después de un manto de silencio mental y blogueril, vuelvo para comunicar(me) las altas chances que hay de ponerme a pintar paredes.
Empezaré con las familiares, que -solícitas- se han ofrecido como carne de cañon.
Y quien dice, quiza, mas adelante, este espacio cambie de forma, de tópico y hasta de nombre. Y quizá aprenda finalmente a expresarme con unos garabatos. O no.
Pero no me importa.

See u there.

No hay comentarios: