17.7.09

player options_

La revelación vino de la pantallita del ipod.
El juego que emperradamente jugaba me daba dos opciones: start again? o play new game.
La diferencia es volver a jugar con las mismas cartas o repartir de nuevo, desde cero.
Play new game.
Play new game. Play new game. Play new game.

Después de jugar la partida numero 500 con la opción "play new game", me aventuré con "start again" y los resultados me hicieron cambiar de idea.
Jugué con las mismas cartas, pero esa vez gané.

Y ahí entendí.
Que una persona puede reproducirse en una nueva generación repitiendo los factores (mismo barrio, misma escuela, misma cultura, similar educación) pero los resultados podían ser distintos cada vez.
Hasta entonces, estaba convencida de que los que se mudaban a pasitos de la casa de los padres, no fantaseaban siquiera con cambiar de barrio, tenían hijos que mandaban a su misma escuela, salían a pasear por las mismas cuadras y les ponían a los menores las mismas anteojeras que ellos portaban eran poco más que carne animada, que reproducían sin fin la mediocridad y la miopía.
Mentíria si dijera que dejé definitivamente de pensarlo. La diferencia es que ahora tengo algo de fé en esos clones.

A lo lejos se escuchaba el ruido sordo del derrumbe de otro prejuicio.

2 comentarios:

I. dijo...

mmmmm... interesante. Pensaré en ello

Y quizás sirva también para corregir el "allaísmo".

cr dijo...

Malditos prejuicios, es bueno que los años los van perdiendo o reformulando.

Interesante hallazgo.