1.6.09

X-ray

Si alguien hubiera tenido superpoderes en esa sala y hubiera prestado atención a mi mente, se hubiera dado cuenta enseguida por donde andaba divagando.
Ni cuestiones ejecutivas, ni temas de finanzas ni mucho menos debates sobre competitividad.
Yo pensaba que me levantaria y diría "disculpenme señores, tengo cosas que hacer alla afuera. Buenas tardes" y me iria sin mirar atras.
Habia una gorda con tetas grandes y redondas bajo un saco gris.
Un joven profesional que alguna vez se habra creido promesa, con los mismos lentes que Harry Potter. Estaba el que buscaba consenso a toda costa y la eterea rubia al final de la mesa, alta y distante.
Recuperaria la calle y vería que hacer.
Sin embargo no me levante. Ni siquiera pestañeé. Sólo resumí la evasión en un bostezo mal disimulado.
La gorda, Harry y la rubia jamás se enteraron.

1 comentario:

I. dijo...

¿Y si ellos hubieran pensado también en escapar en algún momento? ¿Y si todos pensáramos lo mismo y al no dar el paso estuviéramos ayudando a que todo siga por el mismo camino?
... me recorren escalofríos solo de pensarlo.