20.5.09

Porqué Paris no

Porque queda lejos.
Porque el paisaje de postal no es excusa suficiente para dejar a mi madre sin compañía para el mate.
Porque el concepto de hogar no es fácil ni rápido de construir y ahora que lo tengo no quisiera dejarlo. No tan rápido.
Porque no entendería los chistes. Porque no sé si se maneja la ironía así como me gusta. Porque acá tambien hay buenos quesos e infinidad de calles con adoquines que todavia no conozco.
Porque no agoté las meriendas en bares, los museos ni remotamente la oferta nocturna.
Porque para qué mentirnos: no tengo mucha sobrevida despues de medianoche, asique para que quiero la noche si no es en mi cama.
Porque en esta cama tengo compañero que sabe con certeza el esquema de las piernas y los brazos.
Porque cualquier cama no me da lo mismo.
Porque la señora burguesa que llevo dentro se ha hecho muy afin a las comodidades.
Porque el telefono, a decir verdad, no suena mucho. Pero cuando tiene que sonar, suena.
Porque me alegra saber que pueden contar conmigo y puedo ofrecer abrazos, no ciberpostales.
Porque ser novata en un trabajo/profesion te la regalo: mi escritorio, la mediahorita para el desayuno y leer los mails mientras me encremo las manos lo considero un derecho adquirido.
Porque el hecho de que sean las 12.30, tener una manta verde que me cubre las piernas y escribir esto desde un sillón debieran ser motivos suficientes para dejarme de hinchar las pelotas.

1 comentario:

el burro dijo...

yo entro por la ventana y agrego un Porque a los croissants se les fue la mano con el marketing.
siento que me estoy leyendo.
muchas gracias.