31.5.09

pleuvoir

Se alejó de las marquesinas que la defendían de las gotas, y de un golpe seco, abrió el paraguas aquel, transparente y con círculos alucinógenos, que habia hecho tantos kilometros antes de llegar a sus manos.
Guau! Mirá ese!
El comentario infantil a su espalda le dio status de tesoro al artefacto, que se alejó presuroso cruzando la calle, segundos antes de que cortara el semáforo, mientras la imagen fundía a negro.

No hay comentarios: