22.4.09

estructura y superestructura

En alguna clase de historia, economía o sociología (o en todas) alguna vez me explicaron los conceptos marxistas de estructura y superestructura.
La idea me quedo vagamente y no podría reproducirla; tan solo tengo un barato apunte mental: el armazón de hormigón armado de una sociedad son sus condiciones (económicas, fisicas). A partir de eso, se construye una superestructura filosofica, social y etcéteras que necesariamente guarda una intrínseca relación con lo que le dio origen.
El punto aqui es que permanentemente le pongo este rótulo (estructura y superestructura) cuando me topo, en la vida real, con algunas situaciones -aunque no tengan nada que ver con el concepto del pobre Karl-.
Gente que madruga para trabajar, que resta tiempo a sus placeres para ganarse el sustento, que se involucra y hace carne las responsabilidades que le tocan: Estructura.
Gente que teoriza durante horas pero despues no hace nada, que no se compromete, que emite juicios de valor sin estar informado, que esquiva el bulto: Superestructura.

El "bluff", toda esa crema chantilli con la que decoran las palabras, y los discursos con vueltas que esconden su falta de contenido: todas cosas que me exasperan y con las que definitivamente no comulgo.

Los puntos sobre las íes y las cartas sobre la mesa. Así juego yo.
Pero el mundo no funciona así. Se tejen alianzas, se debaten nimiedades, se miden las partes y se miran de reojo.
Y cuando estos teóricos que no la sudan se ríen con impunidad de los que sí lo hacen y deciden con liviandad sobre su futuro, mi rictus se tensa y solo puedo pensar en llegar a casa, para maldecir en voz alta y echar un par de lágrimas para lavar esa sensación de sentirme tan ultrajada.

No hay comentarios: