4.3.09

Emmas Glück

Después de mucho ocupar el tiempo en nimiedades, volví al lugar del que nunca me debí haber movido.
Al cine más viejo del barrio, con las mismas butacas de los años '70 y la pantalla del tamaño justo y el audio primitivo de antes de que todos nos volvieramos posmodernos.
A la sala que abrazaría, si una rueda de vecinos organizara un abrazo simbólico.

Vi una historia chiquita, con las mismas pocas pretensiones que el resto del entorno.
Me gustó mucho.
Sobre todo cuando el buenhombre de la fábula, diagnosticado un cáncer terminal, sale a robar y con ese dinero saca un pasaje de ida a una isla caribeña.
Y dice, al telefono con el de la agencia de viajes:

"espere, espere.. no me corte!"
"digame, cuanto se tarda en aprender a nadar?"



link en imdb

No hay comentarios: