5.3.09

BlueScreen

Durante la presentación comercial de windows 98, en una de las tantas ferias que organiza la industria de IT, estaba Bill pavonéandose con las nuevas utilidades de su creación cuando el sistema colapsó con la típica pantalla azul que teñía con asiduidad el horizonte de los informáticos por esos años, y que en rigor de verdad, ocurre cada vez menos.

Sucede cuando el sistema encuentra una excepción que no puede manejar y entonces..plop! se va a la mierda.



Que eso le sucediera al mismísimo Gates, frente a tanta gente, era el colmo de la paradoja y como tal, quedó grabada en la mente de toda una generación de nerds -a la que pertenezco-.

De esa anécdota me acordé cuando, en tren de consolar a mi amiga cuyo hijo nació muerto, mi lengua articulaba palabras que hacían oraciones que hacían discursos, que decían que la vida no tiene una duración predeterminada. Que está mal suponer que todos pasan los 80-90 años.
Que algunas vidas son muy largas y que otras muy cortas. Que hay vidas de 45, de 13, de 76 y de 29. Que la vida de su hijo había sido muy muy corta para nuestros preconceptos, pero que teníamos que aceptar lo que había sido: 9 meses de vida intrauterina, pero no menos vida por eso.

Y ahí es cuando mi vista se pintó de azul.
Yo, la que se indigna de que el aborto no sea un derecho natural de toda mujer, la que aboga por esa causa, la que temblaba como una hoja cuando se revolcaba como una fiera pero tenía la mente intranquila porque no llegaba a reunir el dinero que costaba un aborto ilegal, la que gusta de Simone y su segundo sexo, la que siguió con interés el caso de Romina Tejerina y la que puteó cuando la condenaron.


Mi sistema encontró una excepción que no supo manejar y entonces me quedé callada por unos cuantos días hasta que pude reacomodar las piezas.

2 comentarios:

Apollonia dijo...

Igual no creo que pase por ahí. Digo, si quiero abortar, aborto.

No debería ser un tema de si el pibe ya vive o no.

Me expreso como una bestia pero vos me conocés y me querés igual, ¿no?

Imaga dijo...

no, no iba para ese lado.
El derecho a abortar no se cuestiona.
Me importa un carajo cualquier tipo de argumento en contra.

A lo que iba es que esas cosas que dije no cuadraban con mi vision de las cosas y eso fue lo que me descolocó.
Me autocensure y dije lo socialmente esperado y por eso el bluescreen.

Y por otro lado, no sos una bestia.
Los que me caen mal son los que son incapaces de decir las cosas tal y como las piensan.
ah! cierto, perdon, me olvidaba que hay gente que ni piensa.

Slds!