14.1.09

Juegos que la gente juega

Halagar, palmear espaldas, tocarse las rodillas.
Hacerse un implante permanente de la sonrisa de cortesía.
No discrepar.
No quejarse.
Mantener siempre una actitud amable.
Tomarse la pildora de la "inteligencia emocional" antes de hablar.
Trabajar por los objetivos y no por la paga.
Dejarse dominar por la ambicion de poder.
Aceptar que trabajar y vivir sean la misma cosa.
Alimentar relaciones por conveniencia y no por convicción.
No desviarse.
No agitar el espíritu sindicalista.
Vestirse segun lo que marca la norma.
Figurar.
Palmear mas espaldas.
Interiorizarse en la vida de los compañeros por estrategía y no por sincero interés.
Urdir planes.
Mantener un tono de voz monocorde, independientemente de lo que se plantee.
Hacerle la corte al poderoso de turno.

El puesto que me ofrecieron no pudo ser, porque mi jefe se opuso a dejarme ir de su equipo.
Semanas despues, es él quien anuncia su partida. "voy a ser gerente", dijo emocionado.

Ambos conocíamos las reglas implícitas.
El las siguió.
Yo no.

No hay comentarios: