15.11.08

Postales de Napoles


Podría recordar su impresionante puerto, el castillo que ni sabia que existia, la galeria Umberto I o algo de su historia.

Pero no.

Cuando recuerdo la tarde que ahí pasé, se me llena la boca del sabor dulce y pegajoso de los nísperos que con mi amigo chileno le compramos a un tipo por la calle; y que hasta entonces yo creía que solo crecían en el fonde de la casa de mi abuela.

Napoli , con N de Níspero.

1 comentario:

Verboamérica dijo...

Allí, descubrí lo napolitano que somos los argentinos. Maradona sólo podía producirse acá o en Napolí.