29.9.08

Señales

Una mañana de sábado gris, se escuchó un pajaro cantar en la ventana del lavadero.
Me asomé y lo ví.
MonCheri! Veni a ver!
Eran 2, que jugueteaban. Se sobrepasaban, se buscaban y se cantaban canciones.
MonCheri amplió el espectro y dijo "allá va la bandada", señalando una V que se distinguía a lo lejos.
Son las golondrinas!- exclamé eufórica, cayendo en la cuenta de la fecha del calendario.

La magia del momento nos fundió en un abrazo tierno, mientras seguíamos mirando por la ventana.
En mi cabeza siguieron resonando por unos dias aquellos versos de Becquer que repetía mi madre ("volveran las oscuras golondrinas..")

El sábado siguiente volvieron.
Ahora no paro de verlas por toda la ciudad.

No hay comentarios: