26.8.08

Sissi Emperatriz



TiaBonita siempre nombraba a Sissi, con los ojos risueños y sus anhelos de princesa a flor de piel.
Que era la mejor película. Su favorita. Que tenía que verla.

Mis infantes oídos tomaron nota y cuando mis adolescentes manos se encontraron frente a una mesa de saldos que vendía libros a precios bajos, no dudaron en agarrar "Memorias de una princesa rusa", dado que cuando TiaBonita la nombraba nunca la relacionaba directamente con un país.
Bien podria ser Rusia.




Cuando me acomodé en la cama para saborear la lectura, el sopapo fue estruendoso.
No, no era la misma Sissi que nombraba la tía.
Este libro era una novela erótica muy explicita, de una princesa de algún lado que se escapaba por las noches para encerrarse en retablos con obreros borrachos y armar orgias memorables.
Por cierto que lo leí con prisa y sin pausa, caliente como una pava, en una época donde todavia las revistas con mujeres desnudas se colgaban en los puestos de diarios con la tira negra de la censura.

Cuando el Dr. Spika me pregunto que leía, respondí candorosa el título completo, suponiendo que le iba a poder vender el buzon de Sissi.
Pero la mirada socarrona y el súbito color rojizo que pintó mis mejillas me hizo dar cuenta que no iba a ser tan fácil.
"ahh..bueno.. es conocidisimo ese libro. Y es picante también..", dijo, politicamente correcto.
"despues dejamelo a mano que lo voy a releer", acoto dejando la corrección de lado.

No me alcanzaron las patas para esconderme de la vergüenza que me dió y dejar abandonado el libro en las escaleras del edificio que cobijó mis veranos.

2 comentarios:

ojovidrioso dijo...

Me suena ese título... ¿No había una película de los 80?

Saludos

ImagaZool dijo...

oh! si, precisamente.

: )