15.8.08

Pies de plomo

Con motivo de unos dias terriblemente calurosos infiltrados en el invierno porteño, hice algunos comentarios baratos:
"que vuelva el frio! tengo toda la ropa de verano guardada! estoy blanca como una tiza y todo me queda horrible!...maldito calor.."

El Dr. Spika, mi padre, retrucó con sabiduria que no habia que quejarse, que la suba de temperatura le venia muy bien a toda la gente que sufria el invierno y para los que el gasto de gas o garrafas representaba un vuelco en la economia doméstica.

Una vez mas, bajaba a tierra en caida libre.

Con ese criterio, observo la realidad.
Un trabajo que me obliga a madrugar me regala los más lindos amaneceres, con desayuno caliente y mirando por la ventana.
Una casa que costo mucho conseguir pero que tiene la mejor de las vistas de la ciudad, me hace fiesta en los ojos con los atardeceres mas coloridos:
rojos, fucsias, amarillos, naranjas, rosas, degradé de azules y hasta plateados y negros.

Me acostumbre a mirar para arriba a la mañana, a la tarde y a la noche.
Nos codeamos y decimos "viste esa nube? mira la tormenta!!".


Como buena alumna de las lecciones de mi padre, cada vez que levanto los ojos al cielo trato de darle la importancia que se merece, pensando un poco en todos aquellos que estan privados de hacerlo.

2 comentarios:

Clara Oscura dijo...

Tu blog está buenísimo! Lo leí todo en un rato
Saludos
Te sigo leyendo :)

ImagaZool dijo...

Gracias!

stay tuned ; )