11.8.08

Cuidado! gente leyendo

Se estila -cuando se puede- comprar las curitas antes de lastimarse, el jabon antes de bañarse y la ropa antes de tener una ocasión de salir.
Si me ocupo de tener limon para ese te de medianoche y jabon en polvo antes de que mi ropa hieda, porque no ocuparme de la misma manera de mis vicios?

Cargo hace años con una lista donde se acomodan titulos varios. La transcribi varias veces, y ha sorteado ya varias mudanzas de formato:libreta de bolsillo, planilla de excel, listita de ToDo's..

Harta ya de no invertir tiempo en lo verdaderamente importante, tomé por asalto parque rivadavia y volví, feliz, con este botín:



La muerte en Venecia (Thomas Mann)
El mercader de Venecia (Shakespeare)
El hombre que fue jueves (Chesterton)
El idiota (Dostoievski)
La cartuja de Parma (Sthendal)
El hombre mediocre (jose Ingenieros)
la isla del tesoro (Stevenson)
El amante (Marguerite Duras)
El señor de las moscas (William Golding)
El extranjero (Camus)
Carta al padre (Kafka)








Ahora tengo un problema, y es que no puedo parar de leer.

No hay comentarios: